“Adoración: La Prioridad Máxima” por John Macarthur


El libro de John MacArthur es una nueva versión de su clásico de hace treinta años.

En las últimas décadas, la iglesia evangélica contemporánea ha abandonado la suficiencia de la Palabra de Dios con respecto a la adoración y ha adoptado el pragmatismo, es decir, cualquier cosa que funcione. Esto ha conducido a encuestar a los incrédulos en lugar de la topografía de las Escrituras, tratando de satisfacer las “necesidades sentidas” de la asistentes en lugar de sus verdaderas necesidades espirituales, y una prioridad de entretenimiento sobre la edificación espiritual. Lo que se afirma que es la contextualización (una necesidad para los misioneros en las culturas extranjeras) no es más que un consumismo pasado de moda en los EE.UU. Es lo opuesto a la orden de Jesús de ser en el mundo pero no ser de él.

MacArthur toma a la iglesia evangélica contemporánea a la tarea de confrontarse al punto de vista bíblico de la adoración. “Una sólida comprensión bíblica de la adoración verdadera sería el antídoto perfecto a la mentalidad pragmática, impulsado-obsesionado por la prosperidad de tantas iglesias evangélicas que hoy cultivan.” Él nos recuerda que la adoración es acerca de Dios, no de nosotros. La adoración no es una actuación a la qu asistimos, sino una actividad enfocada en Dios, en la que participamos.

Cuatro ejemplos fatalmente defectuosos de adoración indebida en el Antiguo Testamento se examinan: los Hijos de Israel del becerro de oro (Éxodo 32:21-24), el uso sacerdotal de los hijos Aarón de “fuego extraño” (Levítico 10:1-3), La terminación del reino de Saúl por el holocausto (1 Samuel 13:11-13) y la muerte conmovedora de Uza al tocar el Arca del Pacto (2 Samuel 6:6, 7). ¿Qué debemos concluir? Dios es trascendente y santo, y nuestra adoración debe ser con temor y reverencia, santa y no secular.

Reconociendo que no podemos adorar a lo que no conocemos, MacArthur dedica varios capítulos a quién es Dios y varios de sus atributos, por ejemplo, la santidad, omnipotencia, omnisciencia. Como el apóstol Pablo, que se encontró con un altar en Atenas con la inscripción: “Al Dios no conocido”, MacArthur proclama a Dios, que se revela a través de su Palabra y de su Hijo. Y como el mismo Jesús dijo: “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado” (Juan 17:3).

La adoración no es sólo la música que cantamos el domingo por la mañana o incluso todo el servicio. Se trata, según Romanos 12:1 nos dice: “que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional.” Este es un compromiso total proporcional a amar a Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerza. MacArthur dan en el clavo al describir la adoración como “una expresión esencial de servicio prestado a Dios por un alma que ama y le alaba por ser quien Es. La verdadera adoración por lo tanto, debe ser la de tiempo completo, una actividad sin parar de cada creyente, y el objetivo del ejercicio debe ser para agradar a Dios.”

Adoración: La Prioridad Máxima pondrá a prueba sus puntos de vista de la adoración y aumentará su punto de vista de Dios. También le hará pensar acerca de cómo se puede adorar a Dios a través del día a día, principalmente al honrarle por “sino la fe que obra por amor” (Gálatas 5:6). “Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16).

clip_image001

  Por James Blankenship

“Adoración: La Prioridad Máxima” por John Macarthur

| Enseñanzas, Reflexiones | 0 Comentarios
Sobre el Autor
-

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>